We’ve updated our Terms of Use to reflect our new entity name and address. You can review the changes here.
We’ve updated our Terms of Use. You can review the changes here.

El Mapa de Mi Albedr​í​o

by Hoy Es Siempre Todavía

/
  • Streaming + Download

    Includes unlimited streaming via the free Bandcamp app, plus high-quality download in MP3, FLAC and more.
    Purchasable with gift card

      €7 EUR  or more

     

  • Record/Vinyl + Digital Album

    Includes unlimited streaming of El Mapa de Mi Albedrío via the free Bandcamp app, plus high-quality download in MP3, FLAC and more.
    ships out within 3 days

      €15 EUR or more 

     

  • Compact Disc (CD) + Digital Album

    Includes unlimited streaming of El Mapa de Mi Albedrío via the free Bandcamp app, plus high-quality download in MP3, FLAC and more.
    ships out within 3 days

      €10 EUR or more 

     

  • Full Digital Discography

    Get all 103 thebravesrecords releases available on Bandcamp and save 90%.

    Includes unlimited streaming via the free Bandcamp app, plus high-quality downloads of Cartas Náuticas, Meant to Collide, Un Espinar, Caelum Invictus, Casi Feliz, El Mapa de Mi Albedrío, NERVO, Intervalos, and 95 more. , and , .

    Excludes supporter-only releases.

    Purchasable with gift card

      €40.10 EUR or more (90% OFF)

     

1.
Carente 03:56
Ya he estado allí, me proyecté. Me dibujé en siete colores que me prometían más y no era así. La olla estaba hueca, no había nada allí. Llené de luz mis brechas, tapé con paz mis grietas. Y la sombra seguía ahí, la puta sombra seguía ahí; pidiendo más, queriendo más… ¡Sanguijuela! Mariposa muerta obligándome a elegir entre mil caminos más, entre sendas de inconformidad. Mirando nubes de otra realidad. Aquella que nunca llegará, que mastica mi pecho con fuerza, buscando que mi alma se tuerza. Hasta que rompan las cuerdas de mi voz. Hasta que resigne mi pasión. Carente soy y eso va en mí, y el sabio aprende a ser así. Vivir así, sentir así, querer así, morir así. Me hice con tres libros para estabilizar las patas de una mesa que tiende a tambalear. No es que no me convencieran tus gurús del “todo a cien”. Su ataraxia estaba al norte y me confundí de andén. Me indicaron el camino de “Carente” a “Divino” y me dijeron que a "y media" se iba el tren de mi tragedia. Pero no era cuestión de renegar de mí, sólo era cuestión de aceptar quién soy, de subir la voz y exprimirme el corazón. No tengo más opción que resignarme a existir ante el anfitrión, dueño del reloj, con la puerta abierta del cajón. Carente soy y eso va en mí, y el sabio aprende a ser así. Vivir así, sentir así, querer así, morir así. Carente soy.
2.
Aquellos techos que observaba en la tarde. El Sol cayendo entre el escombro y la piedad. Mil perdones que ya he pedido en balde. Las agonías, la savia, las calles. Estoy deseando gritar, entre el polvo de madera y el vaho, aquel gol que anunciaba la radio. Y esperando a que suene un tango triste al terminar. El olor de la pipa, la pintura pastel, el serrín, su pasión, las siluetas. Acunar entre clavos todas sus herramientas. Terminar de lijar la madera perfecta, en la que algún día tallaré miserias, dejando una selva de viruta muerta. Profecía cierta que hoy tiendo a rescatar. Son los negativos de una foto mental. Los que almacena este carrete gastado. Los que hoy quiero revelar. Debo haberme quedado en un lugar atrapado entre el 90 y esta actualidad. El tiempo ha congelado los aromas argentos importados de Italia por el mar. Buenos Aires fue mía, también Andalucía con arpegios de un grunge emocional. Allí mezclaba estribillos y lágrimas derretía, cocinando horizontes que no me comí jamás. Luego Madrid me hizo sabio, le mendigué minutos a la multitud, me enamoré de algunos labios y descambié recuerdos por salud. Ya no atrapo sueños. Sólo lloro y muerdo. Todo funde a negro. Todo siempre sabe a sal. Mascalágrimas.
3.
Axolote 03:13
Id dejando de frotar la pizarra de mi vida. De la que habéis borrado todo, excepto mi sonrisa. Ya podéis tirar la cicuta de placebos estimulantes, que soy larva por defecto y no vais a mutilarme. Mi virtud, su herramienta. Mi pasión, su motor. Mi agonía, su empresa. Su terror, mi canción. No tenéis suficiente para alquilar el corazón que preparó los discursos que repetía el pagador. ¿Dónde hay que firmar para este bucle abandonar? Quiero empezar a diseñar mis pasos y ponerme andar. Sapo de otro pozo jugando a Supermán. Salamandra mágica. Dios que no veis, dios que se va. Hoy vuelvo a amar el despertar. Seguid la estela, que os dejo atrás. Voy a inventarme mi historia. Cicatrizar el dolor. Esquivaré los cuchillos de su intimidación. Voy a escupir para arriba. Titiriteros del miedo. Sentiréis mi saliva cayendo sobre el suelo. Okupas de mi vida, carceleros del reloj. Gracias por la caja de mísero cartón. La tengo con tres discos, camino hacia Japón. Salamandra mágica. Dios que no veis, dios que se va. Salamandra mágica. Sigo mis sueños, ahí os quedáis. Recoged mis brazos muertos, os podéis quedar los dos.
4.
Rorschach 03:38
Basta. Armonías las justas. Ya no quiero tus quintas, ni tus melodías de color. Basta de noches en octavas y estribillos de azúcar. Ya no quiero sentir el timbre de tu voz. Me cansé de ser la estrofa de un sueño a destiempo, intentando acompasar tu corazón. Ya está. Se acabaron las pruebas. Ya no hay manchas de Rorschach. Ya no tengo nada para vos. Ya está. Deja en paz a mis cuerdas, que no me quedan más notas. Ni siquiera para un bonus track. No compongas otra vez las preguntas de ese test que analiza manchas negras que no entienden de la piel. El compás que cuenta tres, que va a contras de mi ser, que rellena pentagramas que ya no puedes torcer. Vamos a dejarlo ya, no tiene razón de ser. Me he cansado de pelear, nos hace daño a los tres. Ya no quiero verte mal, quiero que te vaya bien, que me puedas dejar de odiar y que te subas a ese tren. No me importa a dónde vas, puedes desaparecer. Recuerda mantenerte a distancia aunque la bilis te coma por verme florecer. No compongas otra vez las preguntas de ese test que analiza manchas negras que no entienden de la piel. El compás que cuenta tres, que va a contras de mi ser, que rellena pentagramas que ya no puedes torcer. Ya no quedan manchas que entender. El tiempo que queda se agota y es mío. No quedan manchas que entender.
5.
Marginalia 03:45
Rusia me hizo así, no lo puedo cambiar… Con ella comprendí que la vida es jugar entre el juicio y la tempestad, entre el miedo y la oscuridad. Ernesto me enseñó que no hay luz al final. Que no voy a despertar, no hay motivos para gritar ni temer a soledad con este nihilismo particular. Se me transformaron los sueños en papel por mantenerme al margen cada dos por tres. Jorge me calmó con su cosmos de color, su pluma me apuntó y me enseñó que la muerte no era algo para temer ni para escapar. Y rimando con los pies di algún salto alguna vez en lecturas del revés. Quizás fuera Julio incitándome a malquerer, perdiendo los estribos. En Charlie me convertí. Jugué con penas de apellido "Twist". Bastante leve algunas veces fui. Y pude aceptar que no estoy en la frontera de algún lugar mejor. Que puedo ser ahora, que puedo serlo ya. ¡Poe! ¡Inercia creativa! De violencia nativa con pupilas del revés. Y un puto cuervo mirándome… Antonio, en tu estribillo sacaré los pies al mar, pa’ pisar aquella espina que no me pienso arrancar. Me lamento bajo el Sol, no recuerdo bien quién soy. Si me aguantará la voz, si resistiré esa coz. En algún lugar de mí, del que no quiero acordarme. Señal de que no cabalgo más, que ya les dejo que ladren.
6.
Palosanto 04:23
Pienso, luego salto. La misma caverna, distinta dimensión. Hielo y palosanto. Vudú y alfiler al corazón. Saber que puedo hacerlo. Mirar con morbo el suelo. Lanzarme con dos ojos ciegos y enseñarle a todos quién soy. La seducción de esa reflexión. El asco habitual a lo espiritual. Sentirme capaz de acometerlo y desfigurar la verdad. Saltar al vacío y volar. Caída libre sin más. Un paso más, un paso más… ¡Sólo un paso más! Le prendo palosanto al vértigo para ver si apaciguo las ganas de saltar. Voy a dejar de respirar. Quiero calmar esa sed de miseria. Voy a probar la calamidad haciendo el terror realidad. Pánico al impulso. Huir del bien con el pulso al cien. Hacer el mal, pecar de criminal. ¡Sólo un paso más! Le prendo palosanto al vértigo para ver si apaciguo las ganas de saltar. Pienso, luego salto (voy a saltar, señor; voy a saltar, señor). Pienso, luego salto (voy a saltar, mamá). Pienso, luego salto (que voy, que voy, que voy). Pienso, luego salto. Mamá, quédate tranquila que no voy a saltar. Sólo quiero jugar, asomarme a la cornisa, imaginar y flotar. Que no quede un solo hueso sin aplastar. Saboreando la caída, dueño de mi final; que me quiere llegar, pero voy evitar, intentando pensar que me quedan estribillos que escribir y llorar. Que no voy saltar… Mamá, quédate tranquila que no voy a saltar, que me pienso quedar hasta que caigan los créditos y a nadie le importe. Pienso, luego salto.
7.
Santamuerte 03:52
Hoy he visto al diablo putrefacto que está en los detalles. Dueño del gusano que habita sin pudor en mi píloro. Receptor del humo que le gusta convidarme asco y barro. Al panda que reflejo en el espejo y al miedo a afrontarlo. ¡Santamuerte! Aprecio el desayuno de carbón. ¡Santamuerte! Aprecio que me avises que aún estoy. Soy segmento leve en un absurdo calendario. Medio pelo al viento, un rufián y mediocre en escenario. Soy propuesta leve, soy la musa de un letrista secundario. El protagonista de las letras de sus tangos. ¡Santamuerte! Aprecio el desayuno de carbón. ¡Santamuerte! Aprecio que me insistas que aún estoy. Tu revelación es un favor, tu revelación… Y cuando el Sol apriete con sopor de luz concisa y no haya prisa en el andar de las agujas del reloj. Cuando el telón me baje lleno de amatistas y una tiza pinte fuerte mi asignado paredón con frases sueltas que estimulen mis sonrisas y den pistas de que aún late el corazón. Os pediré alcohol para nublar la vista, y haré listas para armarme de valor con un par de mensajes que consistan en contaros que he vivido sin temor… Para confirmaros que al llegar la noche ciega, conseguí aplacar este dolor. Santamuerte, soy tu servidor.
8.
Verdigualda 03:01
Aún recuerdo aquel ciento sesenta y dos, aquel colectivo color verdigualda. Aquella mano llamando al conductor con tu mochila a la espalda. El cantar de las chicharras. El olor de lo verde. Respiración agitada. Rogar por no desfallecerte. Aquel chorro de agua sobre aquel piletón de cemento. Dejando atrás las horas calcinadas. Continuar produciendo en silencio hasta hundir la cabeza en lamentos. Un hijo de la suerte, de cuna de bronce, sabe apretar los dientes en sacrificios nobles. La proyección de un sueño en goles de rebote que la vida quiere que gritemos juntos por mérito doble. Tuve tus enseñanzas en versos. ¡Yo! Fui un hijo con suerte de haberte tenido. Y si apreté los dientes, sólo fue por tu memento a la muerte. Y voy a devolverte los sueños que perdiste en tus sacrificios, porque tu legado sigue vivo. Aún recuerdo aquel ciento sesenta y dos, aquel colectivo color verdigualda. Aquella mano llamando al conductor con tu mochila a la espalda.
9.
Carasucia 03:41
Róbale al cielo el azul de su color. Córtalo con un poco espuma y sal. Chista y estafa al puto miedo. Véndeselo al doble como "mar". Carasucia soy. El niño que calmó su tempestad. Aquel que prometió que iba encontrar de nuevo la pasión en un lugar. Quizás en un balón o en el cantar. Lejos de vanidad y exposición. Y que se maquilló sin avisar, drenando la sangre y el miedo en un tanque de lágrimas. Mi rímel es de tierra, de un suelo de dolor. Carasucia soy. Aquel que se negó por ti a saltar. Aquel que prometió que iba a encontrar todos los algoritmos del azar. Mi rímel es de tierra, de un suelo de dolor. Será que hay horizonte al norte de las puntas de mis pies. Será que hay horizonte, que los barcos no se hunden al final de mi nariz. Mi rímel es de tierra, de un suelo de dolor. No quise verme así y el miedo lo perdí sepultando mis rasgos. Será que hay horizonte al norte de las puntas de mis pies. Será que hay horizonte, que los barcos no se hunden al final de mi nariz. Mi rímel es de tierra, de un suelo de dolor.
10.
Divino 04:35
Por fin he llegado aquí, llevo años dando vueltas, buscando el destino que me haga divino. Al final me subí al tren. Hice el viaje que debía, llenando la olla a través del camino. Necesitas conquistar la cumbre de tus miedos y palpar de nuevo el cielo. Recorrer ese abyecto trayecto infecto de insectos llamado cerebro. Ponerte a las bravas a vivir de este invento. Que el destino sea puro ejercicio lento, una cometa al viento, veredicto cierto, la alarma del tiempo. Entre carente y divino, se traza el mapa del albedrío. Y si consigues calmar la ira, este barco vira cambiando el rumbo, paras de dar tumbos y te empiezas a elevar, sin que el miedo te pueda domesticar. ¡Divino! ¡Levanta esa copa de vino! Brindemos por lo que vendrá y el mañana ya nos dirá si hemos de volver, si hemos de cantar, si amerita un volantazo hacia la felicidad. Porque hoy es siempre todavía y te acabas de despertar. Que ya por fin estoy aquí… Llevo años dando vueltas, buscando el destino que me haga divino. Al final me subí al tren. Hice viaje que debía, llenando la olla a través del camino. Fin de la historia. Cogí mis cosas, cerré con llave y subí a la noria. Para ver con perspectiva lo que había más allá. Y sin pedir permiso pa' poder entrar, patearé mil puertas porque todo me da igual. Porque hoy es siempre todavía y me acabo de despertar. Necesitas conquistar la cumbre de tus miedos y palpar de nuevo el cielo. Recorrer ese abyecto trayecto infecto de insectos llamado cerebro. Ponerte a las bravas a vivir de este invento. Que el destino sea puro ejercicio lento, una cometa al viento, veredicto cierto, la alarma del tiempo. De “Carente” a “Divino” se traza el mapa de mi albedrío.

about

Hoy Es Siempre Todavía son:

Luis Ruíz Gutiérrez (batería y programaciones).
Óscar Molina Lorente (guitarra).
José Miguel Ocón Espinar (bajo y coros).
Fernando Lamattina (voz).

credits

released February 3, 2023

Grabado y mezclado por Carlos Santos en Sadman Studio (agosto-septiembre 2021).

Masterizado por Brad Boatright en Audiosiege (Portland OR, EEUU).

Diseño por The Braves Church.

license

all rights reserved

tags

about

thebravesrecords AL, Spain

AS BRAVE AS YOU. Los Bravos Iglesia. Sello independiente desde 2014.

contact / help

Contact thebravesrecords

Streaming and
Download help

Redeem code

Report this album or account

If you like El Mapa de Mi Albedrío, you may also like: